miércoles, 10 de marzo de 2010

Y en la tercera parada resucito de entre los muertos..

Cuando venís durmiendo en el colectivo, despues de unas cuantas horas de sueño y viaje, y te despertás justo en la ciudad que te toca, en la terminal de la misma, justo antes de que empieze a parar el colectivo, al ratito te bajás sobresaltado y pensás: Epa! Entonces Dios existe. Pero al toque te acordás del reloj biológico y se te pasa el susto.
.
.
.
....-Dio$ existe...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada